Categorías: Artículos, Tips
     

    Una vez que pinchaste la rueda de tu bicicleta, no queda más remedio que repararla. Pero hay algunas medidas que puedes tomar para que vuelva a ocurrir. Para poder prevenir pinchazos, es necesario conocer las causas más comunes para poder evitarlas.

    A continuación, las causas más comunes de un pinchazo de bicicleta:

    • Presión inadecuada en las ruedas.
      Son pocos los ciclistas urbanos que controlan periódicamente la presión de sus ruedas. Una presión demasiado alta disminuye el agarre de los neumáticos; una presión demasiado baja permite que se produzcan pellizcos en la cámara cuando recibe golpes  (en un hoyo, en un escalón, al subirte a la vereda, etc…), y también el roce de la goma contra sí misma suele causarle agujeros.

    En esta categoría entra el llamado “snake bite” o “mordida de serpiente“, que consiste en dos orificios que se forman dentro de la cámara al morderse al impactar la llanta con la pista. Esto pasa generalmente cuando subimos veredas muy rápido o cuando nos comemos hoyos de pleno estando sentados, etc.

    Para prevenirlo, controla una vez cada dos semanas que la presión de tus ruedas sea la correcta (el rango aceptado viene indicado en la parte lateral de tu neumático).

    Lo más fácil es hacerlo con compresor de aire, en alguna bomba de bencina o con un bombín de pie; lo importante es que puedas ver la presión actual del aire mientras vas inflando tu rueda.

    Un manómetro te ayuda a lograr la presión exacta.

    • Deterioro del neumático.
      Aunque todos nos resistimos a cambiar nuestros neumáticos pensando que son eternos, lo cierto es que cuando están deteriorados pueden ser una importante fuente de malos ratos. Ya que no sólo la pérdida del dibujo disminuye el agarre con la pista, sino que el deterioro del caucho y su pérdida de elasticidad desprotegen la cámara interna, permitiendo que elementos externos la pinchen con más facilidad. Esto también puede ocurrir con neumáticos que, aunque no estén desgastados, lleven mucho tiempo sin usarse, ya que se agrietan. Gran cantidad de los pinchazos que reparamos a diario se hubiesen podido evitar si los neumáticos hubiesen estado en buen estado.

    Unos buenos neumáticos te ahorrarán varios malos ratos.

    • Clavo, puntas u otro objeto cortante en la calzada.
      Algunos se preguntarán por qué no pusimos esta causa liderando el ranking, y efectivamente, este factor provoca muchos pinchazos, pero lo cierto es que lo único que podemos hacer para controlarlo es observar sobre qué superficie estamos circulando; el tipo de neumático y la presión de inflado. Fijándonos en estas dos cosas nuestros neumáticos serán más resistentes y será menos probable que pinches.

    De todas formas, si pasas sobre un clavo o algo igual de punzante, pincharás y no hay nada que puedas hacer, a menos que tus cámaras sean “antipinchazo” y tengan líquido autorreparante, y quizás se pueda reparar (Estas cámaras no garantizan una protección para todo tipo de pinchazo, pero suelen resistir algunos cuando son pequeños).

    • Mal montaje de la cámara o residuos dentro del neumático.
      Es importante conocer bien la compatibilidad entre cámara y neumático y revisar antes de poner la cámara que no quede nada al interior, s0bretodo la espina que te provocó el último pinchazo, o esta podría cobrar venganza y volver a pinchar tu cámara nueva.

     

    • Rotura del fondo de llanta o rayos saliente.
      El fondo de llanta es el protector plástico o textil que se ve en el interior de la misma cuando se retiran el neumático y la cámara. Se encuentra aquí para proteger la cámara de las cabezas metálicas de los radios en la rueda, que se mueven y pueden provocar pinchazos.
      También, si el radio es demasiado largo y sobresale por el interior, puede llegar incluso a atravesar el fondo de llanta y pinchar la cámara. Son aspectos un poco específicos, pero francamente comunes en bicicletas de ciudad. Para evitarlo, es necesario tener el fondo de llanta en buen estado (los antiguos de goma traen problemas) y los rayos bien situados.
    • Haber pinchado recientemente.
      Suena a mito urbano o a creencia mágica, pero lo cierto es que los pinchazos, como las desgracias, nunca vienen solos. Si pinchas una vez, lo más normal es que vuelvas a pinchar al poco tiempo. Y la causa más común de que esto ocurra es no haber prestado la atención suficiente al resto de puntos de esta lista: no haber solucionado el problema desde la raíz.

     

    La Mala Suerte también es una de las causas más importantes, o eso por lo menos eso queremos pensar cuando nos vemos envueltos en un pinchazo. Con estos consejos, podrás tomar cartas en el asunto y evitar al máximo estos malditos incidentes. Suerte!

    Te recomendamos:
    - Herramientas esenciales para mantener y reparar tu bicicleta

     





    Deja tus comentarios

    Síguenos en Twitter



    Cicletada por Mi Derecho...

    Publicado el May - 12 - 2016

    1 Comentario

    XCM Coyhaique Aventuraysen 2016

    Publicado el Apr - 11 - 2016

    0 Comentarios

    La Conquista del Radar...

    Publicado el Jan - 11 - 2016

    0 Comentarios

    Rally Tierramar 2016

    Publicado el Dec - 23 - 2015

    0 Comentarios

    Desafío Trek Subaru 2015

    Publicado el Nov - 6 - 2015

    0 Comentarios